Día: 11 diciembre, 2019

Antes de la ikurriña. Banderas, símbolos e identidad vasca en América (1880-1935)

Esta obra aborda la existencia entre las colectividades de inmigrantes vascos en América de símbolos comunes previos y alternativos a la Ikurriña. Pone especial énfasis en la difusión de un hasta ahora casi desconocido primer modelo de bandera vasco-navarra en Argentina, Uruguay y Cuba, así como en los motivos por los que, tras su temprano éxito en la diáspora, este emblema comenzó a perder fuelle. Tras varios intentos de crear en América modelos autóctonos de bandera vasca (basados en símbolos previamente implantados, como el árbol de Gernika, o en diseños que hoy llaman la atención por su originalidad respecto a la tradición emblemática vasca, (como el de Florencio Basaldua), describe finalmente el proceso que llevó a la definitiva implantación de la bicrucífera.

Discursos y contradiscursos en el proceso de la modernidad, siglos XVI-XIX

: Este libro se enmarca en un proyecto de investigación de más largo alcance sobre las resistencias al cambio en el proceso de la modernidad (siglos xvi-xix). En concreto, se propone abordarlas desde el punto de vista de los discursos y contradiscursos que se generaron en dicho proceso. Tras unos primeros capítulos dedicados a consideraciones teóricas, el libro analiza los discursos que se generaron en las comunidades territoriales a partir del siglo xvi, centrándose en el caso de las comunidades vasconavarras de la primera era global y en los discursos que consolidaron su ubicación en la monarquía católica. Es ya conocido que, a lo largo de los siglos siguientes, las dinámicas introducidas en esas comunidades —debido principalmente a los movimientos de apertura hacia nuevos espacios—acabaron generando fuertes resistencias y conflictos internos. Por ello, en su último bloque de artículos, el libro muestra cómo, en el paso del siglo xviii al xix, todo ello generó unos contradiscursos que, reclamándose herederos de la tradición, propugnaron modelos de vida alternativos al ofrecido por las ideas ilustradas. En esos contradiscursos cobraron un rol esencial ideas ya presentes en los siglos anteriores que ahora se reorientaron y reciclaron. Cambiaron así de sentido, pero permitiendo jugar con la idea de una continuidad en el tiempo y con el afán de resistencia ante las nuevas propuestas que ponían en peligro los valores tradicionales. Forjaron así unos discursos ¿antiilustrados? ¿antimodernos? ¿reaccionarios? ¿conservadores? ¿tradicionales?