Franco y Salazar
1348
post-template-default,single,single-post,postid-1348,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive,elementor-default

Franco y Salazar

La respuesta dictatorial a los desafíos de un mundo en cambio. 1936 – 1968

ISBN: 978-84-7737-974-4

NOVEDAD

Características: Rústica con solapas /13 x 21,5 cm

Precio: 19 euros

Núm de páginas: 244

La crisis final del sistema liberal peninsular desembocó en una larga noche autoritaria. Las dictaduras de Franco y Salazar tuvieron una inusitada vigencia en el tiempo, sobreviviendo a muy distintas fases del sistema internacional. Ambos dictadores ejercieron el poder de forma vitalicia y los dos impregnaron el imaginario político de ambos países con tal fuerza que su memoria sigue claramente presente en el debate público español y portugués. Y lo hicieron articulando dos dictaduras muy semejantes y muy diferentes a la vez: una civilista, aunque basada en el factor poder de las Fuerzas Armadas; la otra, típicamente militar; una, conformada de forma relativamente consensual tras un golpe militar incapaz de ofrecer una solución real al fracaso de la República del partido democrático; la otra impuesta sobre la base de una victoria militar tras la guerra civil y la voluntad de construir la España de los vencedores sobre los vencidos; una, edificada sobre una base constitucional anulada, en buena medida, por la práctica política; la otra, basada en un limitado conjunto de Leyes Fundamentales y en la acumulación del poder en las manos de Franco; una, inmóvil ante los desafíos de la modernidad; y otra que siempre ensayó fórmulas de modernización ya fuera a través de unos fundamentos autárquico, de inserción en la maquinaria de guerra alemana, o de inserción en la economía capitalista mundial.
Ambas dictaduras católicas, antiliberales y antiparlamentarias tuvieron una aguda percepción de interdependencia, de necesitarse mutuamente para sobrevivir. Lo hicieron desde una compleja posición de apoyo y comprensión mutua que, sin duda, abrió un nuevo y decisivo tiempo histórico en las relaciones entre España y Portugal, al acabar con ese fantasma del iberismo que, desde hacía muchas décadas atrás, había alimentado una relación de indudable conflicto estructural entre los dos países.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.