Migrantes y refugiados en la posguerra mundial. La corriente organizada de españoles hacia Argentina, 1946-1962
796
post-template-default,single,single-post,postid-796,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,woocommerce-no-js,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive,elementor-default

Migrantes y refugiados en la posguerra mundial. La corriente organizada de españoles hacia Argentina, 1946-1962

Migrantes y refugiados en la posguerra mundial
Migrantes y refugiados en la posguerra mundial

Colección: Sílex Universidad

ISBN: 978-84-7737-666-8

Características: 580 páginas / rústica con solapas (14 X 21,5 cm)

Precio: 25€

DÓNDE ENCONTRAR EL LIBRO

La historia humana no se entiende sin los movimientos migratorios, parte consustancial de todas las épocas y sociedades. Ahora bien, tras la Segunda Guerra Mundial, por primera vez se estableció la diferencia entre migrantes y refugiados, y los Estados tuvieron que aprender a gestionar una realidad nueva.

Este libro nos enseña cómo se crearon para tal fin los primeros organismos internacionales. Había que dar soluciones a los cientos de miles de seres alejados en masa de sus hogares y lugares de trabajo, huyendo de los horrores de la guerra. Así nacieron la Organización Internacional para los Refugiados y luego el Comité Intergubernamental para las Migraciones Europeas. Con claridad y rigor, el joven historiador Emilio Redondo nos desentraña las complejidades de esas nuevas realidades migratorias en las que seguimos inmersos, tanto por nuevas guerras como por las nuevas y crecientes aspiraciones sociales y económicas.

Además, el estudio de la común historia migratoria entre España y Argentina le permite al autor conocer y descifrar las claves del arranque de una etapa marcada por la globalización como dato insoslayable. Es revelador que la propia dictadura franquista tuviera que prescindir del orgullo nacionalista y de sus prejuicios antiemigratorios para vender la emigración como algo positivo. El beneficio de la recepción de remesas era indudable; por eso, desde 1956-1960, por ley, la dictadura convirtió la emigración en “un factor decisivo de la presencia de España en el mundo”. Nada menos y… ¿seguimos en esas?

 

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.