Los “bidrios” y las “varillas”
12034
product-template-default,single,single-product,postid-16277,bridge-core-1.0.6,woocommerce,woocommerce-page,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive,elementor-default

Los “bidrios” y las “varillas”

19,00

Disfrutar de vidrios y cristales en las ventanas, contraventanas, balcones y puertas fue un lujo que pocos hogares pudieron saborear, si bien con el devenir de la centuria mejoró progresivamente. La implantación de vidrieras, compuestas por múltiples piezas, no alcanzó a las categorías más paupérrimas y modestas –en una especie de “pobreza vítrea”–, salvo excepciones muy puntuales. Únicamente los hogares más acomodados, sobre todo de la aristocracia y del clero más encumbrado, pudieron aislarse de las frialdades y de los ruidos del exterior con la colocación de vidrieras, de diferentes calidades y cantidades según el propietario, en función de sus niveles de renta y de fortuna. La disponibilidad de vidrios y cristales es un aspecto singular de la cultura material y del proceso de comercialización de productos y pertrechos a finales del Antiguo Régimen.

 

Francisco José Sanz de la Higuera

ISBN: 978-84-18388-11-8

Núm. de páginas: 176 / Rústica con solapas